Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


Channel Description:

El rincón de las recetas sencillas y familiares. Cocina internacional. Sección especial dedicada a la cocina peruana.

older | 1 | 2 | (Page 3)

    0 0
  • 07/24/14--05:39: CONEJO EN PUNTO DE CUY
  • El cuy (del quechua quwi) es el conejo de indias o cobaya. Su nombre científico es "Cavia porcellus". Es una especie de roedor herbívoro, originaria de la región andina de América del Sur. Vive en áreas abiertas y utiliza hoyos y madrigueras para ocultarse y protegerse. Su domesticación por parte del hombre para consumo humano se dio hace 7000 años en los Andes Centrales en Perú. A lo largo del tiempo, el hombre andino ha criado cuyes para consumir su carne e incluso en algunas zonas para hacer ropa con su piel. Actualmente se han puesto de moda como mascotas, especialmente la cobaya de Angora.

    Todo esto os lo cuento porque a veces me enfado cuando algunas personas dicen "pobrecitos, lo que comen" o manifiestan su asco al conocer que existen algunos platos maravillosos de la gastronomía peruana que se hacen con cuy. Os aseguro que es un manjar delicioso. Todavía me relamo recordando el que mi cuñada María en Perú cocinó para mi, ¡qué rico!. Yo puedo no comer algunas cosas (pocas), pero respeto los gustos de los demás sin hacer muecas de desagrado. Cuando trabajaba en Praga los checos al venir A España mirando el marisco decían: ¡tienen ojos! y yo con paciencia les hacía ver que las vacas y los cerdos también ja, ja... Al final no quitaban las manos de la bandeja de las gambas a la plancha o del marisco que fuese. Yo creo que cuando visitas una cultura diferente a la tuya tienes que estar abierto a probar nuevas recetas y luego decidir si te gusta o no.

    Como aquí no se consigue el cuy desgraciadamente, hemos utilizado conejo que quizás sea la carne más parecida.





    Ingredientes:
    un conejo troceado y sin vísceras
    cuatro patatas
    dos cebollas
    aji mirasol
    orégano
    cinco dientes de ajo
    una cucharada de granos de pimienta negra
    una cucharada de cominos
    50 g de cacahuetes crudos
    sal
    aceite de girasol


    La noche anterior ponemos el ají mirasol en remojo para que se hidrate y por la mañana se licua con un poco de aceite.

    Cocer las patatas enteras y con piel bien lavadas en agua con sal.

    Partimos las cebollas en brunoise y reservamos.

    Tostamos los cacahuetes en una sartén y los molemos finamente.

    En un recipiente con aceite se cocina el conejo previamente salado a fuego bajo puesto que lo doraremos en otro paso. Cuando esté hecho lo ponemos en una fuente.

    En una sartén ponemos en aceite a pochar la cebolla. Cuando esté blanda añadimos orégano y la pasta obtenida de machacar en el mortero los ajos, los granos de pimienta negra y los cominos. Dejamos que se hagan todos los elementos y retiramos del fuego. Apartamos una tercera parte más o menos en el vaso de la batidora y con un poquitín de agua lo licuamos y lo ponemos en una fuente donde embadurnamos bien todas las piezas del conejo. El resto lo reservamos para después.

    Volvemos a freir a fuego fuerte el conejo para que se dore bien.

    Volcamos la mezcla de cebolla, orégano, ajo, pimienta y comino que teníamos reservada en una olla y lo ponemos a cocinar con el maní tostado molido y un poco de agua removiendo bien para unificar sabores. Rectificamos el punto de sal e introducimos las tajadas de conejo doraditas y mezclamos bien con la salsa dejando al fuego unos minutos. Sacamos a una fuente el conejo e introducimos las patatas partidas en octavos dentro para que cojan el saborcito.








    Lo servimos acompañado con arroz blanco y a disfrutar de este plato tan rico.



    0 0
  • 11/20/14--08:50: PIADINA ROMAGNOLA
  • Esta receta es típica de la región de Emilia Romagna, en el norte de Italia cuyo nombre procede de Via Emilia, la antigua carretera romana de Rimini-a-Piacenza que pasa por ella. Algunas de sus ciudades más grandes son Bolonia, Módena y Rávena. Gastronómicamente tiene una gran riqueza. Por ejemplo el vinagre balsámico de Módena, el queso Parmigiano-Reggiano y el prosciutto de Parma son delicias de allí. Y para acompañarlas el afamado vino Lambrusco.

    Debo reconocer que no la conocía hasta que la descubrí en el blog de Recetas de tía Alía pero a partir de ahora será de las recetas habituales en mis cenas porque este rico pan plano se hace en un momentín y lo puedes rellenar de lo que quieras.

    Ingredientes:
    Para las piadinas:
    -300 gramos de harina de fuerza
    -50 gramos de manteca de cerdo a temperatura ambiente (esta es la receta original pero puede sustituirse por aceite de oliva o mantequilla)
    -7 gramos de bicarbonato
    -10 gramos de sal
    -160 gramos de agua (se puede cambiar parte por leche para darle suavidad)
    Para el relleno:
    -bacon
    -lonchas de queso mozzarella
    -salmón ahumado
    -queso crema
    -rúcula

    Ponemos en un cuenco la harina, el bicarbonato, la sal y la manteca y los trabajamos hasta obtener una mezcla de textura arenosa en la que toda la grasa se haya impregnado bien en la harina.

    Vamos añadiendo el agua poco a poco y trabajando la masa hasta obtener una bola. La pasamos a la mesa para amasarla hasta que sea homogénea y fina. Es posible que no necesitemos todo el agua o que necesitemos incluso un poco más. Todo dependerá del tipo de harina que utilicemos.

    Cubrimos con un paño y dejamos reposar media hora.

    Dividimos la masa en partes iguales del tamaño que queramos (yo hice seis) y hacemos bolas. En este punto si no las vamos a utilizar todas se pueden congelar. Bastará con que las dejemos que se descongelen antes de estirarlas tal como os cuento en el paso siguiente.

    Estiramos con un rodillo hasta obtener una masa fina de 3 a 5 mm. Si queremos una forma circular perfecta nos podemos ayudar con un plato como plantilla y recortar los bordes sobrantes siguiendo su perímetro con un cuchillo. Según las vayamos haciendo las podemos ir poniendo una encima de otra espolvoreando la mesa de harina antes de poner la primera y su superficie antes de apilar la siguiente piadina para que no se peguen.

    Las vamos a cocer en una sartén antiadherente un par minutos por cada lado, pinchando con un tenedor las burbujas que se vayan saliendo. Las vamos conservando tapadas por un trapo para que sigan calientes y flexibles.

    Opciones de rellenos hay infinitos porque admiten lo que queramos, tanto dulce como salado. Yo he utilizado dos versiones.



    Para la primera versión cogemos la masa de dos piadinas y las cocemos por un lado en la sartén. Una de ellas la ponemos por la cara sin cocer sobre la sartén y la cubrimos con bacon que previamente habremos cocinado sin llegar a los bordes. Encima colocamos mozzarellza y la otra piadina con la cara sin cocer hacia fuera. Las ponemos en una sartén y las cocemos por los dos lados. Lo servimos dividiéndolos en porciones como la pizza.



    La segunda versión la haremos con salmón. Untamos con el queso crema una piadina cocida la cubrimos con salmón ahumado sin llegar a los bordes y encima ponemos rúcula. Enrollamos ayudándonos de papel de hornear y partimos por la mitad en diagonal con un cuchillo de sierra y lista para comer.

    La verdad es que no se con que versión quedarme, todas están deliciosas. Además las posibilidades de rellenos son infinitos.

    0 0
  • 09/13/15--11:28: ROCOTO RELLENO
  • Hace mucho que el "peruvian man" está empeñado en hacer rocoto relleno, pero el problema siempre ha sido que nosotros en España solo encontramos rocoto congelado y no fresco. Hoy se ha atrevido a usar el congelado siguiendo las indicaciones de un peruano que vive en EEUU y los utiliza así.




    Ingredientes:
    cuatro rocotos congelados
    una hoja de laurel
    dos clavos de olor
    vinagre
    aceite de girasol
    cuatro dientes de ajo
    una cucharada sopera de pimienta negra en grano
    una cucharada sopera de cominos
    una cebolla
    dos cucharadas soperas de ajipanca
    250 g de carne picada de cerdo y ternera
    orégano fresco
    50 g de pasas
    25 g de maní (cacahuetes) crudos
    mozarella en lonchas
    mantequilla
    dos huevos
    medio vaso de leche evaporada
    pimienta negra molida
    sal

    Empezaremos por quitar el picor a los rocotos, para ello primero los descogelamos y después los vaciamos de semillas cortando la parte de arriba con el rabito que después colocaremos en forma de sombrerito. Ponemos a hervir agua con una hoja de laurel, dos clavos de olor y un chorrito de vinagre. Cuando rompa a hervir ponemos dentro los rocotos y dejamos que hiervan unos minutos. Sacamos los rocotos y cambiamos el agua. Cuando rompa a hervir repetimos la operación. Así por dos o tres veces hasta que los rocotos tengan una cantidad de picante aceptable a nuestro paladar. Debemos tener en cuenta que será un plato caliente. Los pasamos por agua y hielo y reservamos.

    En un mortero machacamos los ajos, la pimienta negra en grano y los cominos hasta conseguir una pasta fina.

    Cocemos un huevo.

    Cortamos la cebolla en brunoise y en una sartén con cuatro cucharadas de aceite de girasol la pochamos. Añadimos el ajo, pimienta y comino del mortero y dos cucharadas de ajipanca. Dejamos que se cocine, removemos bien y agregamos la carne picada. Ponemos una cucharada sopera rasa de orégano, sal, las pasas previamente remojadas y el maní machacado en el mortero mezclándolo todo bien, dejándolo hasta que se haga. Probamos y ajustamos el punto de sal. Pelamos el huevo que habíamos cocido, lo troceamos y lo ponemos en la sartén.

    Ponemos los rocotos en una fuente y rellenamos con la carne, ponemos una loncha de mozarella y tapamos con el sombrerito colocándolos en una fuente de horno.




    Batimos un huevo con la leche evaporada. Le ponemos pimienta negra molida y sal y bañamos con ello los rocotos. Ponemos un poco de mantequilla sobre cada rocoto y los metemos al horno previamente calentado a 170º C durante veinte minutos.







    Una deliciosa entrada para una buena comida de domingo.



    0 0

    Me encantan las tartas que tienen frutas frescas y crema pastelera sobre hojaldre crujiente. Además son tan fáciles y rápidas de hacer que son ideales para una merienda sorpresa. La de hoy es una de las muchas que se pueden hacer.




    Ingredientes:

    frutas de diferentes colores (yo puse algunos frutos rojos)
    una lámina de hojaldre

    -Para la crema pastelera en el microondas
    dos huevos de tamaño L
    6 cucharas soperas de azúcar
    medio litro de leche entera
    40 g de maizena
    una cucarada sopera rasa de esencia de vainilla

    -Para la cubierta para abrillantar la tarta
    un sobre de gelatina neutra de 10 gr
    dos cucharadas soperas de azúcar
    250 ml de agua

    Empezaremos por hornear el hojaldre. Lo extendemos en el molde donde vayamos a ponerlo y el fondo lo pinchamos con un tenedor para que no suba. Ponemos encima el propio papel donde venía enrrollado y sobre él colocamos peso (yo los garbanzos que utlizo siempre). Lo metemos a unos 200 ºC durante unos 18 minutos. Pasado ese tiempo quitamos los garbanzos y dejamos que se dore unos 12 minutos más.

    Mientras se hace el hojaldre vamos a hacer crema pastelera en el microondas, todo un descubrimiento para mi y un ahorro de tiempo.

    En el vaso de la batidora ponemos la leche, los huevos, el azúcar, la maizena y la esencia de vainilla. Mezclamos bien hasta que quede homogéneo. Volcamos en un recipiente apto para el microondas y lo introducimos en él a 800 w durante 3 minutos. Lo sacamos y movemos bien con una cuchara de madera, metiéndolo otros 2 minutos más. Sacamos y removemos para conseguir que quede cremoso. La cubrimos con papel film pero de manera que toque su supeficie directamente. Cuando temple la guardamos en la nevera para que se enfríe.

    Cortamos las frutas en finas rodajas y reservamos.

    Cubrimos el hojaldre con la crema pastelera una vez esté fría y colocamos las frutas de la manera mas decorativa que podamos.

    Ponemos en un recipiente la mitad del agua, la gelatina y el azúcar para hacer la mezcla con la que daremos brillo a nuestra tarta y removemos bien. Ponemos al fuego el resto de agua y cuando empiece a hervir apagamos y sin dejar de remover se lo añadimos a la otra mitad del líquido hasta que quede todo perfectamente disuelto. Se deja atemperar para que comience a espesar antes de cubrir con ello nuestra tarta.




    Una tarta rápida de hacer y encima deliciosa, ¿qué más se le puede pedir?. Ahora solo queda disfrutarla.






    0 0

    Hoy quería hacer unas magdalenas algo diferentes y me decidí por las de manzana basadas en la versión de Xavier Barriga que también quedan. Todo un acierto, nos han encantado.



    Ingredientes para 12 ó 16 magdalenas, depende del tamaño:

    125 gr de huevos
    175 gr de azúcar
    60 ml de leche
    190 ml de aceite de oliva virgen extra (La receta original es con aceite de girasol)
    210 gr de harina
    5 gr de impulsor o levadura química
    Una pizca de sal
    Canela molida
    Ralladura de limón
    2 manzanas
    Azúcar y canela para espolvorear por encima

    Ponemos en un bol los huevos y el azúcar y batimos hasta que la mezcla blanquee. Añadimos la leche y el aceite poco a poco y seguimos batiendo hasta que todo esté bien integrado.

    Agregamos el harina y la levadura tamizados, la sal, una buena cucharada de canela y la ralladura de limón y seguimos batiendo hasta que se hayan incorporado bien.

    Dejamos reposar unas horas en la nevera. Yo lo deje toda la noche.

    Media manzana la laminamos muy fino y reservamos. El resto de la manzana lo troceamos muy finamente y lo añadimos a la masa mezclándolo muy bien.

    Precalentamos el horno a 220º C y llenamos las cápsulas unos dos tercios. Sobre la masa ponemos un par de láminas de la manzana de la que habíamos reservado, espolvoreamos con un poco de azúcar con cánela por encima y las horneamos alrededor de 15 minutos bajando el horno cuando estén dentro a 180º C. La casa huele de maravilla a canela.

    Las dejamos enfriar sobre una rejilla.







    Quedan muy esponjosas y ese saborcito a manzana y canela es delicioso.


    0 0
  • 04/23/17--08:25: ENSALADA TEMPLADA MULTICOLOR
  • Esta ensalada templada de pimientos, atún, espárragos y gulas nos ha encantado y no será la última vez que la disfrutemos.




    Ingredientes para 2 personas:

    100 gr de lomo de bonito en aceite de oliva
    6 pimientos de piquillo
    1 cebolla pequeña
    75 gr de gulas
    150 gr de puntas de espárragos trigueros
    harina
    vinagre de módena
    sal
    aceite de oliva



    Ponemos en una sartén la cebolla cortada en juliana con sal y un chorrito de aceite de oliva a pochar a fuego bajo.

    Mientras se va haciendo en otra sartén ponemos las puntas de los espárragos con sal, un poco de aceite de oliva y unos mililitros de agua y tapamos para que los espárragos se cuezan.

    Una vez que nuestra cebolla se ha pochado añadimos los pimientos del piquillo cortados en tiras y lo removemos unos minutos. Agregamos un poco de vinagre de módena y reservamos.

    Cuando los espárragos estén tiernos destapamos y dejamos se evapore completamente el agua para que tomen un color ligeramente tostado . Los apartamos hasta el momento del montaje de la ensalada.

    Preparamos las gulas rebozadas en harina y freimos en un cazo pequeño con dos dedos de aceite de oliva bien caliente. Cuando estén doraditas las vamos sacando sobre un papel de cocina para eliminar el exceso de aceite. Deben quedar bien crujientes.

    Para presentarla utilizamos un aro y como primera capa ponemos el pimiento con la cebolla. Como segunda capa ponemos nuestros lomos de bonito en aceite de oliva abierto en lascas. La tercera capa serán nuestros espárragos trigeros y sobre ella las gulas.

    Queda muy bonita presentada así y como primer plato resulta ideal.


    0 0
  • 05/01/17--12:46: ZARANGOLLO MURCIANO
  • Esta receta es muy típica de los fogones de la rica huerta de Murcia. Unos productos de calidad te garantizarán un éxito seguro en tu mesa.




    Ingredientes:

    2 calabacines pequeños
    1 cebolla
    3 huevos
    aceite de oliva
    sal

    En una cazuela de barro o una sartén ponemos aceite de oliva abundante y sofreimos lentamente la cebolla cortada en juliana. El plato requiere una cocción lenta para su elaboración.

    Mientras se hace la cebolla pelamos los calabacines y los partimos en rodajas finas. Se puede hacer con una bandolina.

    Cuando esté la cebolla blandita sazonamos el calabacín y lo pondremos en la sartén para que también se cocine.

    Cuando esté hecho el calabacín retiraremos parte del aceite y cascaremos e incorporaremos los huevos. Iremos moviendo hasta cuajar el revuelto.

    A veces añado también patata cortada como para hacer una tortilla pero hoy tocaba sin patata. Si se añade es lo primero que se pone en el aceite en la sartén.

    Se puede comer caliente o templado y resulta igualmente delicioso con un buen pan y una buena copa de vino. También puede servirse sobre pan tostado de aperitivo.


    0 0
  • 01/27/18--12:37: SALSA DE HIERBABUENA
  • Esta salsa es perfecta para acompañar casi cualquier cosa. Resulta refrescante y nada pesada.




    Ingredientes:

    1/2 taza de mayonesa
    1/2 taza de yogur natural (mejor si es griego)
    1 cucharada de miel
    2 cucharadas de hierbabuena finamente picada
    el zumo de medio limón
    pimienta
    sal

    Más fácil de hacer no puede ser, lo mezclamos todo en un recipiente y lo dejamos reposar en la nevera tapado con film para que los aromas impregnen la mezcla.

    Pasado ese tiempo ya solo hay que disfrutarla. Nosotros hoy con patatas cocidas y pescado frito, toda una delicia.


    0 0

    El stoemp es un puré de patatas y verduras al estilo belga que resulta un gran acompañamiento de carnes.




    Ingredientes:

    1/2 kg de patatas
    3 zanahorias
    3 cucharadas de mantequilla
    un ramillete de perjil
    50 gr de manteca de cerdo
    medio vaso de leche
    pimienta
    sal

    Cogemos una cacerola y ponemos las patatas a cocer con piel en agua con sal.

    En otro recipiente hacemos lo mismo con las zanahorias peladas.

    Picamos finamente el perejil y reservamos.

    Una vez cocidas las patatas las pelamos y junto con las zanahorias las prensamos con un tenedor. Añadimos el perejil y la mantequilla, salpimentamos y mezclamos bien agregando la leche que sea necesaria hasta que el puré tenga la consistencia deseada y quede bien cremoso.


    0 0
  • 01/29/18--07:09: CARBONADE FLAMANDE
  • Hoy toca receta internacional, carbonade flamande. Se trata de un estofado de ternera, cebolla y cerveza originario de Bélgica hecho lentamente que da como resultado una carne muy tierna y jugosa. Toda una delicia.




    Ingredientes:

    1 kg de ternera en tacos
    750 ml de cerveza rubia
    2 cucharadas de harina
    3 cucharadas de aceite de oliva
    2 cucharadas de vinagre de manzana
    50 gr de manteca de cerdo
    3 cebollas
    5 galletas tipo speculoos (se puede sustituir por 5 galletas tipo María y un pellizco de canela y otro de jengibre en polvo)
    2 cucharadas de azúcar moreno o panela
    2 onzas de chocolate negro sin leche
    1 diente de ajo
    2 hojas de laurel
    3 clavos de olor
    pimienta
    sal

    Cogemos una cacerola y ponemos en el aceite la cebolla cortada en juliana hasta que este casi dorada, en ese momento agregamos el ajo finamente picado. Cocinamos unos minutos más y reservamos fuera del recipiente.

    Añadimos la manteca de cerdo y cuando empiece a humear echamos la carne y la sellamos bien. En ese momento agregamos el harina y la rehogamos. Finalmente ponemos en la cacerola la cebolla otra vez.

    Agregamos la cerveza, el vinagre, el laurel y los clavos y salpimentamos. Cuando empiece a cocer añadimos el chocolate, el azúcar moreno y las galletas troceadas y removemos bien.

    Dejamos a fuego lento entre hora y media y dos horas hasta que la carne esté super tierna y la salsa haya espesado.

    Este guiso de carne se puede acompañar con un puré de patata o con el stoemp belga que es un puré de patatas y verduras. Nosotros optamos por hacer este último a nuestra manera con patatas, zanahorias y perejil.





    0 0
  • 02/08/18--09:18: SANCOCHADO
  • El sancochado es el primo de nuestro cocido madrileño, un rico plato de cuchara que los peruanos engloban dentro de las sopas. Ideal para los días de frío que estamos viviendo.





    Ingredientes:

    PARA EL SANCOCHADO
    4 zanahorias
    2 nabos
    media col
    patatas
    1 yuca
    1 boniato
    una rama de hierbabuena
    dos ramas de apio
    2 puerros
    medio kilo de falda de
    medio kilo de carne de cerdo

    PARA LA CREMA DE ROCOTO
    cebolletas tiernas (cebollitas chinas)
    rocoto
    un limón
    aceite de girasol

    PARA LA SARSA CRIOLLA
    una cebolla roja (yo usé blanca)
    un ají amarillo
    zumo de limón
    cilantro
    pimienta blanca en polvo
    sal

    Se pone una olla con agua y la carne a cocer. Cuando hierva se espuma las veces que sea necesario para dejar un caldo limpio de impurezas. Se añaden los puerros en trozos grandes, las ramas de apio y la rama de hierbabuena. Se deja cocinar durante una hora a fuego lento. Después de ese tiempo se saca todo excepto la carne que se deja en el puchero para que siga cociendo.

    Introducimos los nabos y las zanahorias peladas, la yuca, el boniato y las hojas de col. Pasados unos diez minutos ponemos también las patatas peladas. Las dejamos cocer hasta que estén hechas y las vamos sacando a un recipiente a parte a medida que vayan alcanzando su punto de coción. Si la carne necesita más tiempo la dejamos que cocine más. Debe quedar tierna.

    Para preparar la crema de rocoto ponemos el rocoto triturado, con un poco de zumo de limón, un poco de aceite, y sal en un recipiente y lo mezclamos bien. Troceamos la parte verde de la cebollita china y la añadimos al recipiente.

    Nos queda por preparar la sarsa criolla. Cortamos la cebolla en juliana y el ají en finas tiras y lo juntamos en un cuenco. Agregamos el cilantro recien picado, el zumo de limóm (el suficiente para que adquiera su punto ácido), la pimienta blanca molida y salamos a nuestro gusto. Mezclamos bien.


    Para servirlo primero ponemos el caldo que acompañamos con la crema de rocoto para que cada uno se añada el suficiente para que el punto de picante sea el deseado. Como segundo plato servimos la carne y las verduras troceadas acompañadas de la sarsa criolla para que cada uno se ponga en su plato la que desee.




    Resulta un plato muy sabroso ideal para entonar el cuerpo en días tan fríos como el de hoy.


    0 0
  • 02/27/18--08:36: CHAUFA DE QUINUA
  • El arroz chaufa es el resultado de la fusión chino-peruana en la cocina. Entra dentro de lo que se puede comer en los restaurante chinos en Perú conocidos allí como "chifas". Se hace en un wok a fuego fuerte salteando verduras con pollo, o marisco, o ternera... con arroz frito acompañado de tortilla de huevo troceada, de jenjibre (Kion) y salsa de soja (sillao).

    El otro día vi en El Comercio una receta de Chaufa de quinua y he decidido hacerlo versionándola a mi manera. Aquí os presento el resultado.




    Ingredientes:

    250 g de quinua cocida
    125 g de panceta
    6 salchichas frankfurt
    un bote de brotes de soja
    2 huevos
    cebollita china (cebolleta tierna)
    ajo
    cebolla
    jenjibre
    pimienta negra en grano
    comino
    aceite de girasol
    aceite de sésamo
    salsa de ostras
    salsa de soja
    Batimos los huevos y cuajamos una tortilla francesa en una sartén.

    Partimos también en cuadraditos la panceta fresca, las salchichas y la tortilla (todo por separado).

    Por otro lado pelamos y cortamos finamente la cebolla. Hacemos lo mismo con el jenjibre que pondremos otro recipiente.

    Troceamos la cebolleta separando en dos partes la parte blanca de la parte verde.

    Pelamos los ajos y machacamos en el mortero con una cucharada de cominos y otra de granos de pimienta negra.

    Ponemos en el wok un poco de aceite de girasol en el fondo y a fuego fuerte echamos la panceta previamente salpimentada a dorar. Cuando esté la sacamos y la reservamos. Entonces añadimos la cebolla y la parte blanca de la cebolleta y las pochamos. Cuando veamos que está añadimos el contenido del mortero (ajo, pimienta y comino) y el jenjibre y rehogamos bien hasta que se cocine. En ese momento en el wok salsa de ostras y un poco de salsa de soja y removemos bien. Introducimos la panceta, la salchicha, los brotes de soja, la parte verde de la cebolleta y mezclamos bien hasta unificar.

    Finalmente agregamos la tortilla y la quinua y removemos bien. Cuando esté bien mezclado agregamos un poco de aceite de sésamo (una cucharadita más o menos) y volvemos a mover.






    Un chaufa rico y diferente.

    Quizás te interese también:


    0 0

    Tenía rodando por la nevera un par de yogures y buscaba una receta para darles salida y cayó en mis manos esta receta del blog de Tía Alía un poco diferente a la mía, de modo que me decicí a hacer una nueva versión, la 2.0.

    Ingredientes:
    3 huevos
    1 yogur
    1 medida de aceite de oliva suave o de girasol si se prefiere
    2 medidas de azúcar
    3 medidas de harina
    una cucharadita de levadura en polvo tipo Royal
    la ralladura de un limón
    Nota: la unidad de medida es el vaso del yogur
    Debemos tener el horno previamente calentado a 170º C y preparado un molde engrasado. Además separamos las claras de las yemas.

    En un recipiente batimos el azúcar, el yogur y el aceite hasta que estén bien mezclados.

    Agregamos las yemas y la ralladura de limón y volvemos a batir hasta que tengamos una mezcla homogénea con todo bien integrado.

    Añadimos la harina y la levadura tamizada removiendo con suavidad.

    En un bol batimos las claras a punto de nieve y con movimientos envolventes de abajo a arriba las incorporamos sobre la mezcla del resto de los ingredientes con cuidado de que no se bajen.

    Vertemos en el molde y horneamos alrededor de 40 minutos (dependerá de cada horno)o hasta que esté hecho. Para comprobar si lo está podemos pincharlo con una aguja y si lo está saldrá limpia. Pero no debemos hacerlo nunca antes de los primeros 35 minutos o se nos bajará el bizcocho al abrir el horno.

    Lo sacaremos del molde y lo dejaremos enfriar sobre una rejilla. Se puede presentar espolvoreado de azúcar glas.

    Quizás también quieras ver mis otras versiones de bizcocho de yogur:
    bizcocho de yogur clásico
    bizcocho de limón y yogur


    0 0

    Este plato tan especial lo hice para el día de la madre y fue todo un éxito. Acompañado de puré de patata resulto ser una comida magnífica.

    Ingredientes:

    1 kgs. de carrilladas o carrilleras de cerdo ibérico
    2 cebolla moradas grandes
    2 zanahorias
    1 puerro
    2 dientes de ajo
    1/2 litro de Oporto
    1 cucharada de miel o sirope de arce
    Sal
    Pimienta negra
    Harina
    Aceite de oliva virgen extra
    1 litro de caldo de carne


    Salpimentar las carrilleras y enharinar ligeramente. Dorarlas en una sartén con aceite de oliva para sellarlas bien. Reservar.

    En una olla en el mismo aceite de dorar las carrilleras ponemos finamente troceados el puerro, las cebollas, los dientes de ajo y las zanahorias y dejamos que se pochen a fuego lento.

    Añadimos las carrilleras y el vino de Oporto y dejamos reducir unos quince minutos.

    Agregamos caldo de carne hasta cubrir todo y probamos de sal. Es el momento de añadir la miel o el sirope de arce si lo vamos a usar, todo depende del gusto particular de cada uno e incluso del dulzor del tipo de vino Oporto usado. Dejamos que se cocine a fuego lento removiendo de vez en cuando por aproximadamente un par de horas o hasta que la carne esté tierna.


    La carne queda super tierna y la salsa necesita un buen pan para mojar y mojar.


    Si os gusta este tipo de platos no debéis perder la oportunidad de probarlo. Seguro que os encantará.


    0 0

    El olluco es un tubérculo que puede ser de diferentes colores y es muy utilizado en la gastronomía peruana. Su nombre viene del quechua "ulluku" y se obtiene de la planta herbácea originaria de la región andina de América del Sur llamada Ullucus tuberosus perteneciente a la familia Basellaceae.


    La receta de hoy es un guiso sencillo y que se hace en muchas casas peruanas. Resulta muy sabroso y nutritivo.


    Ingredientes:
    3/4 kg de olluquitos
    1/2 kg de carne de ternera
    1 cebolla morada
    2 dientes de ajo
    pasta de ajipanca
    1/2 l de Caldo de carne
    ajinomoto (opcional)
    Sal
    Pimienta negra en grano
    Cominos
    Aceite de girasol
    Perejil


    Preparamos los ingredientes cada uno en su formato:
    - la cebolla en cuadraditos o brunoise
    - los ajos, los granos de pimienta y los cominos machacados en el mortero
    - los olluquitos bien lavados y cortados en tiras finas
    - la carne de ternera en tiras
    - las hojas del perejil picadas.

    En una olla ponemos un poco de aceite y sofreimos la cebolla y el contenido del mortero (ajos, pimienta negra y cominos) hasta que esté bien pochadito todo. Agregamos tres cucharadas soperas de la pasta de ajipanca y removemos bien para que se cocine bien.

    Introducimos en el recipiente la carne en tiras y dejamos que se selle removiendo para que lo haga por todos los lados. Vertemos el caldo de carne y dejamos que cocine por unos veinte minutos o lo que requiera para estar cocida.

    Ponemos los olluquitos cortados en tiras en el guiso y la sal al justo. Es el momento de utilizar sazonador ajinomoto, sal china o glutamato monosódico si se va a usar. Quizás llegados a este punto sea interesante que leas lo que Directo al Paladar escribe sobre él en el siguiente artículo: Todo lo que debes saber obre el glutamato monosódico
    Mezclamos bien y dejamos que se cocine unos siete u ocho minutos.

    Finalmente agregamos las hojas de perjil picadas con el fuego apagado y removemos.

    Dejamos que repose el guiso y ya podemos servir acompañado de arroz blanco.




    0 0
  • 05/22/18--06:51: ARROZ CON CHANCHO
  • Hoy toca un arroz con chancho (cerdo) receta de la cocina peruana que queda delicioso y cuya única complicación es encontrar los ingredientes en Madrid, cosa que ya no resulta complicado actualmente con la gran oferta de productos latinos existentes.



    Ingredientes:

    PARA EL ARROZ

    3/4 Kg de panceta en trozos grandes
    3/4 de Kg de arroz
    una taza de guisantes
    una taza de pimiento rojo cortado en cubitos pequeños
    1 cebolla en brunoise
    una taza de cubitos de zanahorias pequeños
    una taza de tomate en conserva cortado en cubitos
    una taza de choclo o maiz
    pasta de ají amarillo
    pasta de aji mirasol
    1 litro de agua
    achiote
    sal
    una cucharada rasa de orégano seco
    2 dientes de ajo
    una cucharadita rasa de pimienta negra en grano
    una cucharadita rasa de cominos
    aceite de girasol
    un par de cucharadas de cilantro picado

    PARA LA SARSA CRIOLLA

    una cebolla morada
    un ají amarillo
    cilantro fresco
    zumo de limón
    pimienta blanca molida
    aceite de girasol
    sal


    Ponemos en el fondo de una olla aceite de girasol y doramos los trozos de panceta que habremos salado previamente por todos los lados. Deben quedar bien doraditos. Sacamos los trozos de panceta con un color bien apetecible y reservamos.

    En el mismo aceite agregamos la cebolla y la removemos bien. Mientras machacamos en el mortero los ajos, los granos de pimienta y los cominos hasta conseguir una pasta que añadiremos a la cebolla bien pochadita y mezclamos bien para que se cocine.

    Incorporamos unas cuatro cucharadas de pasta de ají mirasol y dejamos que se cocine unos minutos. Repetimos la operación con el ají amarillo y después con la pasta de achiote. Metemos en la olla el tomate cortado finamente y removemos bien hasta que ese fondo del arroz esté bien cocinado.

    Es el momento de poner una cucharada de orégano y el cilantro picado removiendo para unificar. En este punto los ricos olores de este plato inundarán vuestra cocina.

    Volvemos a introducir la carne de chancho y movemos bien para que se impregne del fondo que hemos cocinado. Añadimos el agua, salamos y dejamos que cueza tapada por unos tres cuartos de hora o hasta que esté bien cocida. En los últimos minutos incorporaremos la zanahoria, el pimiento rojo, los granos de maíz y los guisantes.

    Sacamos los trozos de panceta para cocer el arroz y la reservamos tapada para que no pierda mucho calor. Probamos de sal (puesto que vamos a cocer arroz debe estar más bien sabroso) y rectificamos si es necesario. Echamos el arroz y movemos bien. Cuando comience a hervir tapamos y dejamos que cocine por unos diez minutos a fuego lento. Levantamos la tapa y removemos bien y volvemos a tapar para que termine de cocinarse con el vapor por otros diez minutos más tapado y a fuego muy lento para que sude y que la cocción sea uniforme y el arroz salga graneado (con los granos sueltos). Yo coloco una placa difusora entre la olla y el fuego para lograrlo. Pasado ese tiempo movemos de nuevo y apagamos.

    Colocamos la carne sobre el arroz para que se caliente y dejamos tapado reposando unos cinco minutos.


    Para servir colocaremos en el plato el arroz y sobre él la panceta.


    Podemos acompañar con sarsa criolla. Para prepararla cortamos la cebolla morada en juliana y la ponemos en agua fria con sal para que pierda el sabor amargo y picante que a veces tiene y para que se quede crujiente. Cortamos el ají amarillo sin venas ni semillas en tiras muy finas. Exprimimos el zumo de un limón. En un bol ponemos la cebolla bien escurrida, las tiras de ají amarillo, el zumo de limón, sal, un poco de pimienta blanca y un chorro de aceite de girasol, removemos bien y ajustamos el puntito de sal. En el último minuto picamos finamente las hojas de cilantro bien fresquito y lo añadimos mezclándolo bien.


    En casa es un plato que nos gusta y que disfrutamos mucho. Espero que lo probéis y nos digáis si a vosotros también.




older | 1 | 2 | (Page 3)